lunes, 7 de septiembre de 2015

Terremoto "hijo" ya tiene su rotonda


Jerez.es

La alcaldesa, Mamen Sánchez, junto al teniente de Alcaldesa de Urbanismo, Dinamización Cultural, Patrimonio y Seguridad, Francisco Camas, inauguraron ayer el monumento en memoria de Fernando Fernández Pantoja (Fernando Terremoto “hijo”) realizado por el escultor Ignacio Sancho Caparrini y que se ha ubicado en la última rotonda del Paseo de las Delicias, confluencia con urbanización La Canaleja.

Asistieron al acto igualmente la familia Fernández Pantoja, representantes de la Federación Local de Peñas Flamencas, de la Asociación Cultural Flamenca Fernando Terremoto, el autor del monumento y numerosos artistas flamencos.

La alcaldesa, en su intervención, subrayó que "Terremoto hijo" es uno de los máximos exponentes del cante hondo y su voz sigue presente como referencia del flamenco más puro. Fernando, al igual que su padre, supo, con personalidad y carácter propio, imponer también su visión artística de la vida a través del Flamenco más puro. Calificado por la prensa especializada como un cantaor “con casta y duende”, Fernando Terremoto “hijo” nos dejó en febrero de 2010. Se fue anticipadamente, su marcha dejó un vacío en el flamenco de Jerez difícilmente reparable”. 

“Desde el Gobierno municipal queremos mostrar nuestro máximo respeto y admiración a la figura de Fernando Terremoto y a su familia. Fernando está en cada corazón flamenco de Jerez, su legado es una referencia para los jóvenes artistas de la ciudad”, añadió la regidora.

De igual manera, Mamen Sánchez agradeció “a todos los que han hecho posible que cristalice este homenaje, con especial afecto a la Asociación Cultural Flamenca “Fernando Terremoto”, a la intermediación de la Federación Local de Peñas Flamencas, al escultor por su gran obra y a todos los artistas flamencos que, de alguna u otra manera, han impulsado de manera firme que esta última Rotonda del Paseo de las Delicias colindante a la barriada de La Asunción esté coronada por Fernando Terremoto “hijo”.

DESDE LA ESENCIA DE FLAMENCO MÁS PURO A LA VANGUARDIA

Fernando Fernández Pantoja (Jerez, 1969-Jerez, 2010), conocido artísticamente como Fernando Terremoto “hijo”, debutó como cantaor a los veinte años y para sorpresa de su familia. Su debut, en la Peña Don Antonio Chacón de Jerez, con Moraíto Chico a la guitarra, está considerada por la crítica como una actuación memorable en la que exhibió una voz plena de registros y de hondura. 

Tras actuar en Madrid en el Tablao Zambra y formar parte de distintos espectáculos como Arco de Santiago para la Expo 92, obtiene en 1996 el primer premio del Concurso de Jóvenes Intérpretes de la IX Bienal de Flamenco de Sevilla.  A partir de ahí, será Fernando Terremoto en los carteles y dejará de ser Fernando Terremoto “hijo”. 

Ya en 1997 se integra en el ciclo 'Conocer el flamenco', girando por Andalucía junto a Niño Josele e Israel Galván. Con este último artista también actúa durante cuarenta y cinco días en el Tablao El Cordobés de Barcelona.

En 1998 consigue uno de los premios más importantes de su trayectoria. Fue en el XV Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, donde copó los tres primeros premios a los cantes a los que se presentó: el Premio Manuel Torre, el Premio Niña de los Peines y el Premio Antonio Chacón. Tras este nuevo éxito todos los grandes festivales flamencos y numerosos teatros de España y Europa quieren contar con él en los carteles. 

En 2001 obtuvo la Copa de Jerez que concede la Cátedra de Flamencología de Jerez. En 2004 fue nominado a los premios Goya de la academia del cine español por el tema que interpretó para “Carmen” de Vicente Aranda. Y en 2005 obtiene logra el galardón Tío Luis el de la Juliana, del Colegio Mayor Universitario Isabel la Católica. 

Después de sus discos La herencia de la sangre, Cantes de la campiña, bahía y sierra y Cosa natural, además de múltiples participaciones y colaboraciones con otros artistas, Fernando Terremoto prepara un nuevo disco, producido por Gecko Turner. 

Sus actuaciones, desde el flamenco más puro, también hacen guiños a las nuevas tendencias, lo que hace que participe en distintos encuentros como Zemos 98-Sevilla o el jazz Sons d’Hiver – París. Su muerte en febrero de 2010 dejó un hondo vacío en el mundo flamenco.

Su discografía se compone de los siguientes trabajos: La herencia de la sangre (Dro, 1989); Cantes de la campiña, bahía y sierra (1990); Cosa natural (Flamenco vivo, 1997) y Terremoto (A Negro Producciones/Bujío Producciones, 2010).