lunes, 8 de agosto de 2016

Manzanares y López Simón abrieron la Puerta Grande en El Puerto

Redacción Sociedad Magazine/ Fotografías: Jaime Sánchez


En la tarde de ayer, la Real plaza de toros de El Puerto celebró su cuarta corrida de abono donde más de tres cuartos de plaza pudo contemplar las faenas de los diestros Sebastián Castella, José María Manzanares y Alberto López Simón, que volvía al ruedo portuense tras protagonizar junto a Padilla y Ventura la primera corrida de abono de la presente temporada.

Los astados fueron de Juan Pedro Domecq y Parladé, bien presentados y de juego variado. El primero que abrió la tarde portuense fue para el diestro galo, Sebastián Castella; el cual tuvo el lote más soso. El diestro se manejó bien con los trastos, pero el oponente no le siguió el juego. Finalmente, el primer astado recibió una media trasera y dos descabellos. El segundo de su lote, más de lo mismo, Castella puso entrega pero no pudo resolver la faena ya que pinchó dos veces y a la tercera estoqueó al morlaco.

El segundo diestro en hacer acto de presencia fue Manzanares, el cual hizo buenas faenas en su lote, el primero se resolvió con estocada desprendida y descabello; llevándose un apéndice. En el segundo de su lote, que tuvo que ser sustituido por otro del mismo hierro titular, se llevó una oreja tras pegar una estocada que sesgó de manera fulminante la vida del toro.

Alberto López Simón fue aclamado por el público con palmas por bulería, gritos de "torero, torero". Ambas faenas fueron de gran genialidad y torería. Un sinfín de cambio de mano a su estilo y pases de pecho hicieron poner al público portuense en pie. En el primero de su lote, pinchazo y estocada; llevándose una oreja. En el segundo y último de la tarde, se cortó las dos orejas tras una buena estocada.